NOVEDADES
noticia

Micro N°1058 Semana Mundial de la Lactancia

Desde el 1 al 7 de agosto se conmemoró la Semana Mundial de la Lactancia Materna; una iniciativa de la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA). Se trata de una alianza internacional de redes y organizaciones que tiene por objetivo proteger, promover y apoyar la lactancia en todo el mundo y que tiene status consultivo con UNICEF y con el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC).

La lactancia materna contribuye a que el bebé sea menos susceptible a padecer una serie de enfermedades, como infecciones respiratorias, gastroenteritis y otitis media aguda. Ayuda a que tenga una mejor visión, favoreciendo su comunicación con el entorno y su desarrollo.

Mientras que en su vida adulta verá disminuido su riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer, celiaquía y enfermedad inflamatoria intestinal, entre otros beneficios.

El Dr. Miguel Larguía, médico neonatólogo, Presidente de la Fundación Neonatológica, brinda algunas recomendaciones para contribuir a que la lactancia materna sea exitosa y duradera.

1) Tomar un litro más de agua por día de lo que bebe habitualmente;

2) Alimentarse en forma saludable;

3) No hacer dietas para adelgazar;

4) Recibir hierro y ácido fólico;

5) Hacer ejercicio;

6) Tener en cuenta que la propia lactancia mejora la autoestima en la mujer y disminuye los riesgos de depresión y de estrés.

Además, es preciso recordar que el cuidado del niño que es amamantado, es una tarea compartida por la pareja y que hasta los 6 meses no necesita otra ingesta que el pecho. Es muy importante ponerlo frecuentemente al pecho y para aquellas madres que trabajan fuera de su casa, es necesario conocer y utilizar las técnicas de extracción manual o con equipos especiales, para la conservación de la lactancia.

La lactancia materna exclusiva por seis meses y prolongada hasta los dos años, es uno de los pilares del concepto de los Primeros 1000 días en la vida del bebé. Uno de los temas que contribuyen a la interrupción de la lactancia materna es la necesidad de la madre de reinsertarse en su rutina laboral. También se destacan la fatiga y el stress laboral: es necesario tomar consciencia de que en ciertos puestos de trabajo el cansancio y la presión laboral pueden poner en riesgo la lactancia.