NOVEDADES
noticia

Micro N°1097 Todas las recetas de PAMI en todas las farmacias

Se ha comprobado que esta modalidad de la receta firmada electrónicamente, con consulta exclusiva mediante el sistema FarmaPAMI, con la simple digitación del número de beneficiario, que ha sido utilizada como un recurso de emergencia en el marco del establecimiento del aislamiento social y obligatorio, se ha visto multiplicada cuantitativa y geográficamente, por efecto de una decisión del Instituto de extender la práctica descripta a la totalidad de sus recetas electrónicas y digitales, y promover dicho procedimiento entre médicos y afiliados.

El procedimiento de entregarle a las farmacias el conocimiento total de las prescripciones realizadas en el convenio PAMI a un afiliado mediante su sola credencial, constituye la apertura de una ventana directa a conductas de dirigismo, absorción de recetas, colusión de médicos-farmacias, concentración de la prestación, difusión de datos personales sensibles y otras irregularidades que todo sano convenio intenta impedir; y que mediante este procedimiento, ahora generalizado, parece alentarse.

Ya estamos recibiendo en todo el país denuncias de circulación de información sensible de los pacientes por parte de médicos directamente a farmacias sin conocimiento del afiliado, y captura de recetas de farmacias “obligando” al afiliado a aceptar su dispensa más allá de su voluntad y de su farmacia habitual, a contramano de este escenario de aislamiento social que requiere que el jubilado se movilice solamente dentro de su radio de cercanía. Esta situación se vuelve aún más inexplicable, cuando esta semana nos informan que PAMI plantea generalizar la consulta de recetas solo con el número de afiliado por parte de las farmacias, solamente a través de los sistemas de gestión de modo directo con FarmaPAMI sin participación de los concentradores de las entidades, incumpliendo los términos de nuestro convenio del 23 de octubre 2018.

Para ello consideramos imprescindible que el afiliado deba concurrir a la farmacia con el dato de su receta, para ser vinculado con el dato de su identidad, que es de uso y costumbre habitual en todos los jubilados.