NOVEDADES
noticia

Micro N°1110 Federación Farmacéutica Internacional: sostenibilidad de los servicios profesionales

La Federación Farmacéutica Internacional (FIP) —en el marco de su Congreso Mundial Virtual— emitió ayer viernes una declaración en la que plantea que “una preocupación común entre las asociaciones de farmacias de todo el mundo, es la viabilidad financiera a largo plazo de los servicios profesionales prestados por los farmacéuticos. Estas preocupaciones se desencadenan principalmente por los impactos de los continuos recortes de precios y márgenes en la dispensación de medicamentos y la no asignación de fondos en muchos entornos para servicios profesionales extendidos y atención a la comunidad”.

En la declaración de política, adoptada esta semana por las 151 organizaciones nacionales miembros de la FIP, en 108 países y territorios, la mencionada federación internacional recomienda que los servicios de farmacia, alineados con los objetivos generales del sistema de salud de su país, tengan sus propias definiciones, metas, procedimientos y sistemas de documentación para permitir su evaluación y retribución, garantizando su universalidad, continuidad y sostenibilidad.

La declaración se refiere a la remuneración de los servicios profesionales prestados por los farmacéuticos en cualquier entorno, incluidos los equipos de atención médica multidisciplinares. En particular, insta a los farmacéuticos a proporcionar datos para informar el valor basado en la evidencia para los servicios profesionales actuales y emergentes dirigidos por farmacéuticos que optimizan el uso de medicamentos por parte de los pacientes.

Según Paul Sinclair, presidente de la Junta de Práctica Farmacéutica de la FIP, “un modelo de remuneración exitoso es aquel que promueve la prestación sostenible de servicios profesionales. Estos deben integrarse en estrategias más amplias del sistema de salud y, por lo tanto, en planes de financiación. La COVID-19 ha demostrado lo importante que es la farmacia para el cuidado de la salud. Los gobiernos y los responsables políticos, deben reconocer que la viabilidad de la profesión farmacéutica es un asunto a abordar por el sector de la salud en general y la sociedad en su conjunto”.